sábado, 21 de octubre de 2017

Simplemente somos personas.


" ... un día me incorporé en la cama y sonreí. Ya no sentía dolor. Y de golpe comprendí que la persona justa no existe. Ni en el cielo, ni en la tierra, ni en ningún otro lugar.

Simplemente hay personas, y en cada una hay una pizca de la persona justa, pero ninguna tiene todo lo que esperamos y deseamos. Ninguna reúne todos los requisitos, no existe esa figura única, particular, maravillosa e insustituible que nos hará felices.

Sólo hay personas. Y en cada una hay siempre un poco de todo, es a la vez escoria y un rayo de luz...".

Sándor Márai