miércoles, 4 de octubre de 2017

Encerremos en en frasco al ladrón de las emociones.



Suscríbete al blog.


¿ Para qué se sienten las emociones ?

¿ Son útiles o no ?


Sin duda, si somos conscientes de la importancia de introducir la idea en nuestra cabeza, de que toda emoción sirve para algo, podremos llevar una "vida mental" más equilibrada.

Las emociones pueden ser agradables o desagradables, de mayor o menor intensidad y duración.

A nivel básico nos sirven para transmitir a los demás cómo nos sentimos, facilitan la interacción social y nos ofrecen una estupenda información sobre cómo percibimos nuestro entorno.

Si bien, en ocasiones, las emociones se pueden volver en contra nuestra. 

Lo que hace que una emoción sea problemática para nosotros, no es que sea agradable o desagradable.

El problema es cuando la emoción viene con una intensidad tal, que nos separa del presente, del ahora.

No damos nuestra mejor respuesta a una situación porque la emoción consume todos nuestros recursos de atención y de gestión.

A través del entrenamiento de una serie de habilidades, podemos llegar a ser capaces de identificar y expresar emociones, comprender los estados emocionales, ver cómo las emociones facilitan los pensamientos y poder regular los estados emocionales.


Todo ello nos llevará a una gestión eficaz de nuestras emociones y hacia la madurez emocional.


A través de coaching se pueden entrenar todas esas habilidades. 

¿ Te animas ?